SEDES:CórdobaSanta FeRosarioRío TerceroBuenos Aires

Persello, Fernando Seghezzo, Pablo Antonio Audagna, Gilda María Martínez Sucut, Pablo Seghezzo, Irene Benitez, Liz Marisol Majluf, María Olga Barreto, Gustavo Germán Gallino, Silvana María Barrionuevo, Ana Cristina Altina, María Florencia Campomar, Juan AndresLucero, Néstor Alejandro Ortiz, María Cecilia Zucchella, Sara Heredia, Victor Hugo Moyano, Walter Juan Manuel Mantese, Hector Núñez Duarte, Víctor Alfredo Sulca, Diego Moyano, Juan Pablo Pascucci, Marcelo Antonio Sabaini Molina, Maximiliano Maidana, Pedro Oscar Zubia, Maximiliano Emanuel

STAFF - Campomar, Juan Andrés
Coach Profesional
Avalado por la AAPC

Teléfono: +54 0341 156 926283
Correo electrónico: jacampomar@gmail.com

Rosario - Argentina



Formación académica

 

 

 

Experiencia Profesional

 

 

Mi propuesta como Coach es:


Integrar la Tecnología y las Personas, haciendo que la Tecnología esté al Servicio del Negocio, en la actualidad es muy común que sea a la inversa y es fundamental que cada persona que forma parte de una organización pueda evidenciar el beneficio que aportan las Tecnologías de la Información (TI). Las organizaciones ven a las TI como un costo inmensurable e intangible, en lugar de poder observar el valor tangible que agrega la organización, esto hace que se pueda observar como inversión, permitiendo planificar, gestionar y calcular así su retorno de inversión. Los estándares internacionales como ITIL e ISO 27000 aseguran una manera productiva y transferible de generar políticas, estándares y procedimientos que permitan la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información.

 

También asisto en la optimización de los cuatro pilares de una organización, las personas, los procesos, el negocio y los clientes. Entendiendo que las organizaciones tienen clientes, para ello se desarrolla el negocio el cual es sustentado por los procesos y por último el valor fundamental que permite el Ser y Hacer de una organización y que es la red de seres humanos que le da sentido a todo lo anterior. Esto ubica a las personas en el foco de las conversaciones creando las realidades que cada organización vive. Todo sistema (pareja, amigos, organización, etc.) que ha desarrollado la suficiente efectividad y madurez relacional, por ende, empoderamiento productivo, genera la capacidad autónoma de sustentarse, regularse y preservarse. Y todo aquello (personas, procesos, clientes, negocio) que no articule con ello será excluido naturalmente.

 

El desafío es generar un núcleo fuerte basado en valores que permita crear sistemas organizacionales convocados por el compromiso de que cada persona desde su rol o posición adicione a la cadena de valor, entendiendo esto como recurso fundacional en la relación con los clientes, tanto internos como externos.